La presencia de plomo en sangre y en hueso puede ser “mortal” para el Quebrantahuesos, según expertos