Las pequeñas aves migratorias “no cruzan” el Estrecho