La decisión de no soltar quebrantahuesos este verano “no frena el programa” y amplía el “stock cautivo”